Trabajar en la nube, la nueva forma de ahorro, multiacceso y organización de las oficinas

El conocido como “Cloud”, surgió como una necesidad y una demanda creciente por parte de las empresas y usuarios de disponer cada vez de más espacio para almacenar información en sus organizaciones. Grandes espacios de memoria, con capacidad para albergar todos los datos importantes. Asímismo, estas personas necesitaban acceder y compartir esta información de una manera rápida y efectiva desde cualquier lugar.   Así surgió el “Trabajo en la Nube” el “Cloud” y ha supuesto para todos un gran avance y al mismo tiempo, una gran ahorro en los gastos de material informático para las empresas y sobre todo ahorro en los tiempos tanto para acceder como para compartir esta información.

Actualmente hemos incorporado esta nueva forma de trabajar de manera natural y subimos, bajamos y compartimos información en la nube en nuestro quehacer diario. Básicamente, se contratan servicios de alquiler de servidores para almacenaje de la información bajo el modelo (SaaS), pago por servicio, ingresando una cuota variable según el consumo que tengamos contratado.

Aunque el concepto de Cloud tomó verdadera forma a finales del siglo XX, realmente este concepto está asociado a John McCarthy, quien en 1960, ya exploró las posibilidades de trabajar de manera conjunta varios usuarios en un mismo ordenador.

Podemos resumir las siguientes ventajas de trabajar en la nube.

  • Mayor capacidad de almacenamiento y ahorro: En la nube pueden almacenarse grandes cantidades de información, sin necesidad de ocupar espacio en los dispositivos informáticos, sin necesidad de invertir en costosos equipos informáticos, o de tener que estar actualizando estos equipos constantemente.
  • Mejor acceso y disponibilidad de la información: en cualquier momento y desde cualquier lugar: acceso a la información las 24 horas del día, sin grandes inversiones, tan solo un coste mensual bastante asequible.
  • Mejor organización en la empresas: el acceso privado de las empresas al cloud permite una mejor organización de su equipo, clasificando carpetas, ampliando o limitando el acceso según el perfil.
  • Mas rapidez en el intercambio de información: es más rápido y sencillo trabajar en el cloud que por ejemplo con el envío de emails. Y lo más destacado es que la información siempre queda disponible. Facilidad de acceso y transmisión de datos almacenados: tan solo es necesario entrar en una página web y podrás transmitir o descargar datos de cualquier parte del mundo.
  • Alta disponibilidad del servicio, en concreto, los proveedores del “cloudcomputing” tienen un 99% de garantía de disponibilidad. El 1% restante corresponde a los momentos de interrupción del servicio debido a mantenimiento y errores inesperados.
  • Mayor seguridad en la protección y en la confidencialidad de los datos: el acceso mediante claves y las politicas anti-hackeo y antivirus constantes que las empresas que ofrecen servicios  cloud se ven obligadas a llevar a cabo para garantizar su servicio, hacen de esta opción la más segura para garantizar la protección y la confidencialidad de los datos clave de las empresas. Las empresas que se resisten a subir sus datos al cloud y a adoptar esta forma de trabajar, están más expuestas a la pérdida de información pues tan solo la tienen almacenada de manera local, y cualquier ataque por virus, o avería grave de sus equipos, puede acabar con la pérdida de toda la información clave en un momento.

Realmente el CLOUD, es la base de la actual arquitectura tecnológica en un mundo globalizado. Sin este concepto, tecnologías innovadora como las apps, plataformas de desarrollo de software, la inteligencia artificial, el IoT,(internet de las cosas) o el business intelligence no serían posible.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos! Noticias TIC´s, Apps y BYOD