La tecnología nos empuja a cambiar. ¿Te subes al tren o te quedas atrás?

Durante esta semana estamos asistiendo a diferentes eventos empresariales sectoriales y también relacionados con la smart city. Y en todos ellos hay un elemento común, que se convierte en clave o pivotante en cada uno de ellos: la tecnología y la innovación. 

Actualmente nos encontramos casi empujados hacia adelante por los avances tecnológicos: nuevas soluciones o tecnologías emergentes como el blockchain aparecen revolucionando ciertos sectores como el financiero o incluso el inmobiliario.
El big data, el cloud, la inteligencia artificial se están introduciendo en nuestras ciudades para facilitarnos por ejemplo aparcar, la espera del bus o la compra en centros comerciales interactiva.
Es decir, la inclusión de la tecnología en todas las facetas de nuestras vidas es una realidad. Y quien no quiera subirse al tren se quedará relegado a un segundo plano.
A nivel particular puede ser una decisión totalmente respetable. Conozco a personas que se niegan a estar en redes sociales o incluso, se niega a tener un móvil. La conectividad y la exposición social global no va con ellos. Y está decisión no va más allá de su esfera personal y no tiene más impacto y relevancia.
Sin embargo, si tenemos una empresa, si nuestra responsabilidad es dirigir una empresa, tenemos que comprometernos con tomar las mejores decisiones para conseguir que vaya en la mejor de las direcciones. Para llevarla al éxito y a su mantenimiento en el mercado. Por esto, dar la espalda a la tecnología, a los cambios que este elemento está realizando en ciertos sectores, no es la mejor decisión que podamos tomar.
Nuestra empresa debe innovar, adaptarse a los cambios si pretendemos que continúe siendo competitiva, y se mantenga en el mercado con un valor diferenciador.
LA TECNOLOGÍA CAMBIARÁ EL SECTOR INMOBILIARIO

La tecnología está cambiando los escenarios y los procesos del sector inmobiliario por ejemplo. Portales de propiedades de venta cruzada, con envío de ofertas adaptadas a las especificaciones de los clientes, la venta de viviendas fragmentadas con inversores que compran desde diferentes partes del mundo. Ventas que se cierran prácticamente desde el móvil. Estas situaciones hacen que estas empresas, tradicionales en su mayoría, se replanteen el modelo de negocio. De la venta tradicional a enfocar mi negocio hacia otros modelos. Aprovechar las ventajas de estos nuevos paradigmas para encontrar nuevas oportunidades de crecimiento empresarial.

 Si miramos a nuestras ciudades, apostar por la tecnología y la innovación como mejora de la calidad de vida, atraerá inversión exterior, que nos hará crecer.
Empresas extranjeras querrán invertir en una ciudad emergente que apuesta por la mejora continua. Potenciar el sector tecnológico y la innovación es caballo ganador en cualquier ciudad, y esto significa potenciar el desarrollo futuro y el crecimiento sostenible a largo plazo.
Por tanto, la mejor ecuación sin duda, es invertir en innovación, en tecnología como un medio para reinventarnos y adaptarnos a las nuevas reglas de juego.
Pues si las reglas cambian, el juego también. Y queremos seguir jugando, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *