Innovación como valor competitivo en tu empresa

En un entorno empresarial cambiante, con un nivel competitivo alto, la innovación se erige como el elemento que nos hará mantenernos en el mercado, y además diferenciarnos de la competencia.

¿Pero qué se entiende por innovación?

Según la Wikipedia: Innovación es un cambio que introduce novedades, ​y que se refiere a modificar elementos ya existentes con el fin de mejorarlos o renovarlos.

Por tanto, se trata de introducir la innovación no sólo para que la compañía vaya mejor, y crezca más rápido, sino también para lograr una mayor permanencia en el mercado a largo plazo, soportando las variaciones del mercado, ofrecer nuevos productos, para lograr tener un mayor valor competitivo y para conseguir adaptarse mejor a los cambios. Innovar es ir por delante, y adelantarte a las circunstancias. Consigue que tu margen de maniobra sea más amplio, y más rápido.

Lo que ocurre con la innovación, es que muchos directivos de empresas, no tienen claro por dónde empezar a innovar, no saben si aplicar cambios a un departamento, a algún proceso en concreto. Tampoco saben muy bien si hay algún modelo a seguir, o qué cantidad de recursos van a invertir en ello. Por otro lado, también les preocupa cómo medir los resultados de este trabajo y de la inversión de recursos que supone.

Lo ideal sería contar con algún departamento que se encargue de llevar a cabo el proceso (el famoso departamento de I+D) pero teniendo en cuenta que el groso de empresas a nivel nacional son Pymes, son los propios directivos los que tienen que tomar la decisión y llevar a cabo el proceso.

Se puede enfocar la innovación en:

  • La creación de un nuevo producto o servicio,
  • O simplemente en algún pequeño cambio en la manera de comunicarnos con los clientes.
  • O en un cambio en la forma de realizar los procesos internos de mi empresa.
  • Enfocar mi producto de una manera diferente buscando nuevos mercados.

Establecer un roadmap con objetivos concretos a corto, medio y largo plazo, y sobre todo medir el resultado y el impacto que este cambio está produciendo en la empresa, en la imagen que proyecta mi negocio en el mercado, y sobre todo, el impacto que está teniendo con los clientes.

Desde Internalia Group tratamos de transmitir a nuestros clientes que para innovar no es necesario darle la vuelta a una empresa. Esto supone mucha inversión, mucho desgaste, y en la mayoría de los casos no es necesario. Es importante identificar algún proceso, alguna oportunidad de cambio, que por pequeño que sea puede impactar de manera determinante en el futuro desarrollo de la empresa. Ahí está la clave, y nuestro trabajo es ayudar a las empresas a encontrarlo, poniendo a su disposición las aplicaciones tecnológicas necesarias que les van a facilitar el camino hacia la innovación.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *