EL 5G LLEGA PARA QUEDARSE

Mucho se ha escrito estos días en torno a las pruebas del 5G que se realizan en Málaga desde el pasado fin de semana, junto a otras ciudades españolas.

Ha sido el pistoletazo de salida de manos de Vodafone, y contando con la infraestructura Huawei, cuyos móviles, por cierto, se quedan de momento, al margen de estas pruebas iniciales. Tan sólo Xiaomi y LG, Samsung finalmente no ha llegado a tiempo, serán los dispositivos que comienzan a ofrecerse en las tiendas con esta tecnología, comenzando una carrera que promete ser de largo recorrido.

Por tanto, todo parece indicar que nos encontramos en la antesala del paso necesario para que se produzca esta 4ª revolución industrial, que nos traerá grandes avances en la telemedicina, la robótica, la inteligencia artificial, el internet de las cosas y los coches autónomos.

Pero, ¿qué implicaciones tendrá esta tecnología en nuestro quehacer diario, o en nuestra empresa? A priori, lo más sencillo es pensar en mayor velocidad de navegación.

Para entendernos, si antes necesitábamos 0.9 segundos para visualizar una web, ahora tardaremos tan sólo 25,6 milisegundos. Estos datos podemos extrapolarlos a los demás usos que hacemos de la red desde nuestro móvil: descarga de vídeos, canciones, videoconferencias… Si ahora tardamos 20 segundos en descargar 1 hora de música, con el 5G tardaremos 0,6 segundos. Para descargar una película pasamos de 2 minutos a 3,7 segundos. El rango y las posibilidades de comunicación se multiplican de forma exponencial. Y, sobre todo, la rapidez y la inmediatez en la respuesta.

A esto se le conoce como la latencia, es decir, el tiempo que transcurre entre la llamada que hacemos a un servidor (por llamada entendemos teclear una dirección web en el navegador) y la visualización de la misma en el dispositivo.

A efectos prácticos, la disminución de la latencia a unos índices de 1-2 milisegundos, tiene implicaciones mayores que nos permitirán disfrutar de grandes avances médicos, con la implantación de la telemedicina. Es decir, operar en la distancia a través del telecontrol de herramientas gracias a una conexión de mayor capacidad y rapidez de respuesta.

La latencia también tiene un factor determinante en la garantía y seguridad del uso de vehículos autónomos. Una milésima de segundo en la respuesta ante una frenada, puede ser vital para la seguridad de los viandantes.

Igualmente, para la empresa, el 5G puede ayudar a la implantación de algoritmos predictivos de comportamiento de sus clientes con mayor solvencia. El marketing y la comunicación empresarial adquirirán una nueva dimensión, y podrán verse beneficiadas para ofrecer un servicio más personalizado al cliente gracias a la aplicación de algoritmos que tienen como base la inteligencia artificial. Vamos, lo que hace Google, cada vez que hacemos una consulta y nos sugiere temas en función de lo buscamos anteriormente, pero en mayor medida, con mayores implicaciones y abarcando mayores parcelas vitales.

El sector formación podrá disfrutar de grandes ventajas, gracias a la multiconexión. La teleformación será entendida de una forma más tangible. Experiencias de presentaciones holográficas serán una realidad gracias a la velocidad de conexión. Alguien desde una parte del mundo podrá hacer una presentación virtual en otro lugar a 10.000 kms de distancia, por ejemplo. El mundo de la industria junto con la robótica vivirá una revolución sin precedentes.

Ahora bien, ¿cuánto tiempo queda para la verdadera penetración del 5G en el país? Para ello tendríamos que contar con un mayor número de estaciones base transmisoras con capacidad de suministrar 5G (actualmente en España, Vodafone ha instalado 30 estaciones en 6 ciudades españolas), y con mayor número de dispositivos que puedan ofrecer la conexión a través de esta nueva tecnología. Iphone y Samsung de momento se quedan sin 5G, el primero hasta el 2020. Por tanto, hay que entender que estamos en un proceso de transición, al igual que pasó en su día cuando pasamos de conexión GPRS a 3G y después a 4G. Y aunque en proporción este salto es mucho mayor que los anteriores, aún quedarían unos años para que el 5G pueda estar completamente implantado en nuestras empresas y en nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *